Publicado por & archivado en blog, restaurante.

visitantes en el restaurante Casa Pepe

 

En pocos momentos del año luce la Judería con tanta belleza y magia como en Navidad. Pascueros, abetos y todo tipo de elementos de decoración navideña potencian aún más la misteriosa y cautivadora hermosura de sus estrechas calles. Por ello, en el Grupo Cabezas Romero nos apasiona enseñar nuestros restaurantes en estos momentos del año. Casa Pepe de la Judería es una de las referencias ineludibles para comer bien en Córdoba. Este hecho, unido a la larga y fecunda historia que acumulan sus paredes en su casi 100 años de historia, lo convierten en el espacio ideal para iniciar una ruta por la Judería y sus misterios. De esta forma, nace una inciativa como la Ruta Cabezas, proyecto que hemos desarrollado junto a la Asociación de Empresarios y Comerciantes del Centro Histórico Patrimonio de la Humanidad.

visitantes en la taberna de Casa Pepe

 

Este lunes 22 y martes 23 un grupo de afortunados ganadores de un concurso realizado desde la web de la la Asociación de Empresarios y Comerciantes del Centro Histórico Patrimonio de la Humanidad han participado en la Ruta Cabezas: un paseo por los cuatro restaurantes del Grupo Cabezas Romero (Casa Pepe de la Judería, Casa Rubio, Taberna El Nº 10 y Caravasar de Qurtuba), todos referencias del comer bien en Córdoba; con la privilegiada guía de nuestro director general, Miguel Cabezas. Un profundo conocedor de las historias y leyendas de la Judería. De esas anécdotas que han conformado la historia de un barrio que aún hoy representa un testimonio vivo de la tolerancia y convivencia armónica entre culturas que han conformado la personalidad única de Córdoba.

piquera de Casa Pepe

 

Y Casa Pepe de la Judería constituye uno de los restaurantes que, además de referencia del buen comer en Córdoba, mejor atesora esa rica historia de la Judería. Y es que en el Grupo Cabezas Romero han puesto especial celo en conservar ese rico patrimonio, ejemplificado en esa piquera de la taberna que aún mantenemos intacta. La Ruta Cabezas contó con un cierre de lujo: un desayuno molinero en la Taberna El Nº 10.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *