Publicado por & archivado en blog, restaurante.

“Alta cocina de mercado”. Con esta máxima nos gusta definir la propuesta culinaria de Casa Pepe de la Judería. Una definición que obedece a toda una forma de entender la cocina. Entre fogones, como en otras disciplinas profesionales y artísticas, nada mejor que echar la vista hacia el inagotable legado de nuestra historia para avanzar hacia el futuro. En nuestra cocina, dirigida por el chef Juan Pedro Secaduras, siempre nos ha gustado buscar inspiración y aliento gastronómico en la inagotable riqueza del recetario tradicional cordobés y andaluz, aunque siempre aportando un giro personal, un toque que nos diferencie y dote de una personalidad única a nuestros platos.

Ese protagonismo del producto, el cuidado y respeto máximo por la materia prima, únicamente se logra manteniendo una estrecha relación de confianza con nuestros proveedores. Y éstos no se limitan a la provincia de Córdoba: en Cabezas Romero (grupo empresarial que, además de Casa Pepe, también aglutina a Casa Rubio, Taberna El Nº 10 y Caravasar de Qurtuba) buscamos la excelencia del producto allá donde se encuentre.

el-pescado-mas-fresco

El pescado fresco de la lonja: ingrediente esencial de algunos de los platos estelares de nuestra carta.

De esta forma, mantenemos la misma estrecha relación con proveedores mayoristas como Makro, que con pequeños puestos del mercado, además de mantener siempre un ojo en las lonjas en las que se subasta el pescado más fresco, o en los productores de las diversas denominaciones de origen que integran el territorio español.

Adobo-de-Pescado

Bacalao frito con Cilantro y ralladura de Lima: un ejemplo de nuestra alta cocina de mercado.

Sólo con este respeto por el producto y la relación con nuestros proveedores, unido al talento culinario de nuestro chef Juan Pedro Secaduras, obtenemos platos esenciales como el que ilustra este artículo. Y este 2015 estamos de estreno de carta, con una serie de suculentas propuestas llamadas a ganarse la simpatía de los paladares más exigentes, y de todos los amantes de la buena mesa.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *