Publicado por & archivado en blog, restaurante.

Siempre nos ilusiona ofrecer a nuestros clientes una experiencia singular y memorable en cada visita. No se trata únicamente del encanto de comer bien en el corazón de la Judería de Córdoba, sino sumar a la experiencia todo tipo de detalles o elementos que contribuyan a levar el sentir y bienestar del comensal. Por ello, no hay época que saludemos con mayor entusiasmo que la primavera.

Las temperaturas empiezan a suavizarse. Las noches de belleza y embrujo de la Judería cuentan con la atmósfera ideal para disfrutarlas al aire libre. Y nosotros disponemos de una atalaya privilegiada para recibir a la estación en la que también se concentran las fiestas mayores de nuestra ciudad. Hablamos de nuestra azotea. Con una amplitud capaz de albergar a numerosos comensales, pero siempre guardando la intimidad y confortabilidad, el mismo gusto en la decoración y el detalle que caracteriza nuestra casa, y unas vistas absolutamente únicas a la Mezquita de Córdoba.

Igualmente válida para disfrutar de un largo almuerzo con familiares y amigos, o para una cena romántica en la intimidad, con el inigualable telón de fondo de la Mezquita iluminada, nuestra azotea lleva ya dos semanas con los colores primaverales campando por su perímetro. Y contemplar como los suaves rayos de luz del atardecer van apagándose sobre la Mezquita-Catedral supone otro espectáculo que no te puedes perder en tu visita a Córdoba.

Azotea Casa Pepe de la Juder

Los colores de la primavera ya inundan la azotea de Casa Pepe de la Judería.

 

Unos entrantes puramente cordobeses como el salmorejo, la mazamorra y nuestras berenjenas rebozadas. Seguimos con alguno de los sugerentes platos de carne de nuestro chef Juan Pedro Secaduras, o esa sana tradición del pescado frito que seguimos manteniendo viva. Unos postres con una copa de Pedro Ximénez para rematar el almuerzo… en nuestra incomparable azotea. ¿A qué suena bien el plan? Y es que nada supera disfrutar de nuestra alta cocina de mercado en las alturas de Casa Pepe de la Judería.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *